Páginas

domingo, 6 de marzo de 2016

Mi primer manifiesto



Este fin de semana he tenido una pequeña revelación.
No es que haya hecho un alucinante descubrimiento, ni haya tenido una idea que cambiara el transcurso de la historia (ni siquiera de mi vida) pero ha sido un fin de semana bastante movidito (aclaración: mis findes suelen ser más bien tranquilos) y hoy ha sido domingo de lavar el coche, de bañar a mis perros y de reflexión.

Necesito/Tengo/Considero/Debo aprender inglés.
Sí, es algo que hoy en día nos planteamos todos (de hecho, yo llevo con ello rondándome desde que acabé la carrera, hace unos tres años) entonces ¿por qué he tenido ahora lo que yo llamo esa revelación? Porque por primera vez desde que empezó a rondarme he pensado QUIERO APRENDER INGLÉS. 
Hasta ahora lo veía como una obligación, un requisito si quería más oportunidades laborales y por tanto lo rechazaba y encontraba excusas por todas partes para aplazarlo y si mis conocidos y familiares me hablaban de ello y de que debía sacarme un título, lo aplazaba más aún y buscaba más y más excusas.

Este fin de semana he quedado con una chica que conocí hace dos veranos en Holanda, venía a pasar unos días a Madrid y quería que nos viéramos para tomar good beers and good tapas y ponernos un poco al día. Y durante toda la semana me ha agobiado la idea de "ponernos al día" ¿Cómo le cuento mi vida si confundo los tiempos verbales y tengo una falta de vocabulario impresionante? Afortunadamente, entender lo que me dicen no es el problema, considero que tengo buen oído y si alguna palabra no sé que significa intento sacarla por contexto o directamente lo pregunto. Pero ¿hablar? Ay, amigos, ahí me entran los sudores fríos, la tartamudez y se me olvida hasta cómo preguntar ¿qué tal?
Como sé que os está comiendo la incertidumbre por saber qué pasó, os adelanto que no fue un desastre ni mucho menos (en parte porque ella es un cielo) y que las good beers también ayudaron a superar mi miedo a hablar en inglés, pero no quiero ni pensar en lo "indio" que tuve que sonar durante toda la noche.

Por este tipo de cosas QUIERO aprender inglés, mi persona especial (que también es amigo suyo) pudo contarle la situación laboral de España y yo, a duras penas, le contaba mi situación actual con Anatomía de Grey.

Además tuve otro incentivo (¡oh, sí! ¡Ha sido un fin de semana lleno de motivaciones e incentivos!). Por reyes, le regalé a mi hermana dos entradas para ver a Kodaline en concierto (era libre para ir con quién eligiera pero le recordé, por si acaso, lo genial hermana que soy) así que el sábado a las 20:30 estábamos disfrutando de dos horas de concierto de unos irlandeses adorables muy entregados a su público. Todo en inglés. Y pensaba en lo genial que sería poder entender todas las letras y cantarlas  sin tener que inventarme palabras nuevas en spanglish (sé que esto ya lo puedo hacer, obviamente: voy a Google y pongo All I Want lyrics pero me refiero a un modo más rápido y automático).




Así que quería dejar escrito todo esto por si, dentro de unas semanas empiezo a buscar excusas para no ponerme con ello recordar que QUIERO hacerlo.
Sólo se necesita encontrar la motivación adecuada y tener fuerza de voluntad para ponerme con ello.

QUIERES APRENDER INGLÉS, ELENA.

Pd. Por si no habéis cogido la indirecta del video, tenéis que darle una oportunidad y escucharles.
Son geniales.

Entradas Relacionadas

Puede que esto también te interese